Testa•del•Serpente

"Rinunciare a tutto per salvare la testa" •

Archivio per il tag “Neocatecumenal”

Jóvenes de Panamá trabajan para un sueño: la JMJ de Cracovia

jmj panama4Son jóvenes, son panameños y pertenecen al Camino Neocatecumenal. Les une una misma fe, el mismo camino y un sueño: recorrer los 10mil kilometros que separan Panamá de la ciudad de Cracovia para participar a la próxima Jornada Mundial de la Juventud con el papa Francisco. El evento tendrá lugar en la ciudad polaca del 25 de Julio al 1 de Agosto de 2016!

Un sueño dificil de realizar porque el precio a pagar es alto: se trata de conseguir la cuota para pagar el viaje, el alojamiento, las comidas y todo lo necesario para la estadía en la ciudad polaca y la participación al evento. ¡Sin embargo, el deseo de participar a la peregrinación  es mayor que las dificultades económicas!

Estos jóvenes saben que no se trata simplemente de un viaje turístico, sino de una ocasión para vivir un encuentro personal con Jesucristo y descubrir su vocación personal a través de la escucha de la Palabra de Dios, del mensaje del Papa Francisco, de las celebraciones eucarísticas, de las visitas a los lugares sagrados, de las palabras de los catequistas y de los sacerdotes que acompañarán al grupo.

jmj panama3Es por esto que los jóvenes de la parroquia de “Cristo Hijo de Dios”, en el barrio de “Samaria” (Distrito de San Miguelito), han decidido comenzar a trabajar en su tiempo libre para recaudar fondos en vista de la peregrinación a Polonia, con el apoyo del párroco, el padre Rogelio Toppin.

El día domingo 14 de septiembre, desde las 7 de la mañana, decenas de jóvenes se reunieron para organizar la primera venta de “comida criolla” (comida típica de Panamá) a pesar de la lluvia. Por las calles del barrio se distribuyeron invitaciones y se anunciò el menú – a precios muy populares – que contaba con platos como: yucas sancochadas, hojaldres, salchichas guisadas y patacones…

Hacia las dos de la tarde los jóvenes terminaron su día de trabajo entonando salmos y cantos con sus guitarras y percusiones. Una manera de evangelizar y, a la vez, de dar gracias a Dios por la oportunidad de trabajar con provecho y en comunión con los hermanos.

Comprando estas comidas se colabora directamente para que algunos de estos chicos puedan realizar su sueño y participar en la peregrinación. Ayudar a estos jóvenes es una forma concreta de contribuir en su formación espiritual y en su camino de crecimiento en la fe. Es participar en la Nueva Evangelización, ya que en las etapas de dicha peregrinación se evangelizará en las plazas de Europa con cantos, experiencias, lecturas y, sobretodo, con el anuncio del Kerygma: la Buena Noticia de Cristo muerto y resucitado por amor a los hombres.

Existen muchas formas de ayudar a estos hermanos: comprando la comida, corriendo la voz entre los amigos para que acudan al “dia criollo” o a los eventos similares organizados por los jóvenes, ayudando en la organización de la venta o en la preparación de la comida, llevando bebidas o alimentos para cocinar.

jmj_panama_banderas

Muchos de estos jóvenes se animaron a participar en la JMJ de Cracovia escuchando las experiencias de otros hermanos de comunidad, familiares o amigos, que han participado a las anteriores Jornadas internacionales de la Juventud. En efecto, en las recientes experiencias de Madrid (2011) y Rio de Janeiro (2013) han asistido centenares de hermanos del Camino Neocatecumenal de toda la República de Panamá quienes, regresando a sus casas y a sus comunidades, han contagiado con su alegría y su entusiasmo, a muchos otros jóvenes que ahora desean vivir la misma alegría de la fe. Es lo que el papa Francisco ha pedido a los jóvenes argentinos en Río de Janeiro cuando les aconsejó que “hicieran lío” al regresar a sus diócesis:

Quisiera decir una cosa: ¿qué es lo que espero como consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío. Que acá adentro va a haber lío, va a haber. Que acá en Río va a haber lío, va a haber. Pero quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera… Quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, de lo que sea instalación, de lo que sea comodidad, de lo que sea clericalismo, de lo que sea estar encerrados en nosotros mismos.

panama cracovia2

La experiencia de estos jóvenes es un ejemplo para todos: el celo y el entusiasmo que les mueve es el resultado de una fe viva y de un profundo deseo de encontrarse con Jesucristo, un anhelo que va más allá de las dificultades e incomodidades que este camino pueda reservar.

Gran misión por las plazas. Papa Francisco: “¿nos vamos a quedar en casa?”

Gran Mision “¡Cristo ha resucitado!” Así se saludan los cristianos durante los 50 dias que siguen la Pascua. Cincuenta dias que componen la Pascua como un único día, un único domingo, ¡una única fiesta!

Pero esta frase, más que un simple saludo es un anuncio, proclamado solemnemente la Noche Santa y destinado a extenderse por todo el mundo.

Algunas mujeres, al conocer la noticia, corrieron a decirselo a los discipulos de Jesús; éstos, tras haber constatado personalmente que Jesus estaba vivo (la tumba vacía y las apariciones del Resucitado) lo gritaron al mundo. Y donde sus capacidades políglotas no fueron suficientes, les socorrió el Espiritu Santo que, cincuenta días después (Pentecostés, del griego: πεντηκοντα, pentekonta, cincuenta) descendió sobre ellos impulsandoles a salir por las calles y plazas del mundo.

También la Iglesia sale hoy por las plazas de las frenéticas ciudades modernas para anunciar que ¡Cristo ha resucitado! Lo harán esos “locos” neocatecumenos. Locos en el buen sentido de la palabra: así como era loco San Tomás Moro (otra vez del griego μωρός, moròs: loco), cuya locura elogió su amigo Erasmo en el libro “Elogio de la Locura”.

Sí, así mismo: ¡una evangelización en las plazas! Nada de conferencias, nada de libros, nada de programas ni cursos de formación… ¡sino un anuncio por las calles! Hoy en la Iglesia se habla mucho de misión y de la necesidad de evangelizar, y la cosa se acepta sin dificultad alguna como una tarea obvia del cristiano. Pero, mientras hablar de misión es muy normal, hacerlo realmente saliendo a las calles, parece una locura. Inclusive para fieles de misa diaria o para muchos curas que, probablemente, nunca lo han hecho de esta forma tan inmediata.

Mision en Roma

Misión en Roma, Plaza San Giovanni.

 Claro está que pensandolo bien es una locura. Es la que San Pablo llamaba la “necedad del Kerygma” (1Cor 1,21). Pero pensandolo más detenidamente la cosa tiene su lógica: el núcleo del cristianismo, en efecto, es el acaecimiento de la Resurrección de Jesús como punto crucial de la historia de los hombres. Todo es vano si Cristo no ha resucitado, y si se insinuan dudas sobre la Resurrección, la fe se convierte en “agua de rosas” como ha dicho el Papa el 3 de Abril. Francisco ha añadido: Nosotros creemos en un Resucitado que ha vencido el mal y la muerte. Tengamos la valentía de «salir» para llevar esta alegría y esta luz a todos los sitios de nuestra vida. La Resurrección de Cristo es nuestra más grande certeza, es el tesoro más valioso. ¿Cómo no compartir con los demás este tesoro, esta certeza? No es sólo para nosotros; es para transmitirla, para darla a los demás, compartirla con los demás”

mision en ingles

Misión en Londres, folleto en inglés.

 Si lo vemos desde éste punto de vista, ¡sería ilógico no transmitir este mensaje!  Cómo un médico que, en un momento de grandísima emergencia, encuentre buenas motivaciones para encerrarse en su habitación mientras que fuera sus conocimientos podrían salvar vidas de muchas personas en extrema necesidad y en peligro de muerte.

No cabe duda, sin embargo, que humanamente hablando, anunciar a Jesucristo por las calles en el 2013 tiene el aire de una ridícula locura. Lo ha dicho el mismo Bergoglio en una carta a sus fieles antes de ser Papa:

 Los tiempos nos urgen. No tenemos derecho a quedarnos acariciándonos el alma. A quedarnos encerrados en nuestra cosita… chiquitita. No tenemos derecho a estar tranquilos y a querernos a nosotros mismos…Tenemos que salir a hablarle a esta gente de la ciudad a quien vimos en los balcones. Tenemos que salir de nuestra cáscara y decirles que Jesús vive, y que Jesús vive para él, para ella, y decírselo con alegría… aunque uno a veces parezca un poco loco.

 ¿Y nosotros nos vamos a quedar en casa? ¿Nos vamos a quedar en la parroquia, encerrados? ¿Nos vamos a quedar en el chimenterío parroquial, o del colegio, en las internas eclesiales? ¡Cuando toda esta gente nos está esperando! ¡La gente de nuestra ciudad!

 La carta del Papa es bellisima, explícita, clarisima. Leyendola, casi dan ganas de preparar las maletas y partir por las plazas del mundo a anunciar el Evangelio a los “viejitos aburridos”, a los “jovenes aturdidos”, a los “nostalgicos”.

¿Que haremos ahora que tambien el Papa parece haberse enloquecido?

evangelizando en panama

Niños evangelizando en Panamá, domingo 7 de Abril 2013.

Navigazione articolo

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: