Testa•del•Serpente

"Rinunciare a tutto per salvare la testa" •

Vida y muerte de Miguel Suárez, el “samurai de Cristo” o el “hombre más feliz del mundo”.


Hace unos días, en la ciudad japonesa de Fukuoka, el padre Miguel Suárez, sacerdote misionero del Camino Neocatecumenal, ha pasado al Padre. Y en Japón si ha festejado el tránsito de este hombre santo, del mundo mortal a la inmortalidad del Paraíso. Es extraño pensar que en Japón (así tengo entendido, pero me corrija el quién conozca mejor las tradiciones japonesas) uno de los colores que simbolizan el luto es el blanco; un color que para el cristiano representa la pureza, el Bautismo, la Resurrección, la Pascua. Miguel murió en el tiempo de Pascua, como lo deseaba.

Antonello Iapicca, un sacerdote italiano que ha conocido al padre Miguel en Japón y ha compartido con él la misión en el Extremo Oriente, ha contado la vida y los intensos días de la muerte de Miguel en su pagina facebook. Un relato estremecedor y conmovedor que ya podría aparecer en alguna colección de textos de santos y personages ilustres del catolicismo (Aquí el link para leer el texto traducido al español).

Padre Miguel Suárez, el hombre más feliz del mundo (por A. Iapicca)

Cuando descubrió tener un tumor en el cerebro «del tamaño de un huevo» Miguel se confió con sus hermanos en la fe durante una homilía: «Está claro que al principio fue un shock… pero realmente, mirandolo desde los ojos de la fe, no existe ninguna noticia que sea más alegre: osea yo, este año me voy al Cielo, eso espero. Y gracias a la misericordia de Dios, en el Cielo podré celebrar la Resurrección. Esta es lo primero que pensé: que todo está bien así, que este es el camino que Dios ha preparado para mi […]. Todo lo que hace el Señor está bien. Y yo solo puedo darle gracias a Dios por todo lo que ha hecho aquí en Japon en estos 64 años…»

Un libro escrito por el p. Miguel Suárez

El médico (pagano) que estuvo en contacto con Miguel en las ultimas semanas quedò sumamente sorprendido por haber conocido, en medio del sufrimiento, al “hombre más feliz del mundo” y a una comunidad de hermanos que no le temían a la muerte. Miguel estaba convencido que – como ha recientemente afirmado Kiko Argüello en su catequesis en Kiev (Ucrania) – “los cementerios no son para nosotros”, porque para los cristianos está preparada la Vida Eterna. Lo afirma él mismo en un vídeo grabado poco antes de morir, en el cual envía un saludo a sus catequistas Kiko, el padre Mario y María Ascensión: «Al final de la vida, no queda más que un agradecimiento grandísimo por todo lo que el Señor ha hecho a través de vosotros. Estoy contentisimo. Esto de morirse es lo mejor que le pueda pasar a uno. Imagínate que el día de Pascua voy a estar viendo a Dios cara a cara. No hay alegría más grande que esta».

Breve biografia del padre Miguel Suarez.

Miguel Suárez nace en Granada en el año 1933. Al cumplir 17 años, ingresa en la Companía de Jesús, que ocho años más tarde lo envía al Japón, donde llega en 1958. Recibe la ordenación presbiteral en la Catedral de Tokyo de manos del Cardenal Pedro Doi el 19 de marzo de 1965.

Vuelto a España, completa en el año 1968 sus estudios de Sagrada Teología en el Instituto de Pastoral de la Universidad Pontificia de Salamanca. Dos años después tiene lugar su encuentro con los iniciadores del Camino Neocatecumenal en la Parroquia de la Paloma de Madrid. Dirigido por el profesor Casiano Floristán realiza y obtiene en 1971 el Doctorado en Eclesiología por la misma Universidad Pontificia salmantina.

Regresa al Japón y, durante el período de 1972 a 1990, forma parte como presbítero de un equipo de catequistas Itinerantes de adultos, fundando numerosas comunidades de iniciación cristiana en diversas diócesis japonesas. Es nombrado Rector del Seminario «Redemptoris Mater» de Takamatsu, cargo que desempeña durante una larga década, desde 1990 a 2002. Posteriormente sigue desarrollando su labor pastoral en Nagasaki, de 2004 a 2008. En ese último año el Cardenal de la Archidiócesis de Madrid lo acoge como sacerdote de su Diócesis. Siempre fiel a su vocación misionera, transcurrió unos años en Roma como Padre Espiritual del Seminario «Redemptoris Mater» para el Japón con sede en la ciudad eterna. Antes de regresar definitivamente a su misión en el país oriental donde muere el 27 de mayo de 2019.

Annunci

Navigazione ad articolo singolo

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: