Testa•del•Serpente

"Rinunciare a tutto per salvare la testa" •

Archivio per il giorno “luglio 14, 2015”

La revolución de la evangelización y la familia como modelo: Francisco en Ecuador

Juan Francisco Fruci (Quito, Ecuador)

francisco en quito“Buenos días hermanos y hermanas. En estos dos días, 48 horas que tuve contacto con ustedes, noté que había algo raro en el pueblo ecuatoriano. Todos los lugares donde voy siempre el recibimiento es alegre, contento, cordial, religioso y piadoso, en todo lado. (…) Había algo distinto. (…)”

Comenzó con estas palabras el que fuera el último discurso del Papa en tierras ecuatorianas, ante un público muy especial: sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas en el Santuario de El Quinche (cerca de Quito, la capital). Francisco culminaba así su visita al país después de tres días intensos, emocionantes, inolvidables. ¿En verdad el pueblo ecuatoriano tiene algo diferente como percibió el papa? Lo cierto es que el Señor mismo le iluminó y le dió una posible respuesta. Prosiguió Francisco en ese mismo discurso:

Me daba vueltas en la cabeza y rezaba y le pregunté a Jesús en la oración, ¿qué tiene este pueblo de distinto?. Esta mañana orando se me impuso aquella consagración al Sagrado Corazón de Jesús. Pienso que debo decir como mensaje de Jesús, todo lo que tienen de riqueza espiritual, de profundidad, viene de haber tenido la valentía, porque fueron momentos muy difíciles, de consagrar la Nación al Corazón de Cristo, ese corazón divino y humano que nos quiere tanto. (…)  No olviden, que esa consagración es un hito en la historia del Ecuador. Y de esa consagración siento como que le viene la gracia que tienen ustedes, esa piedad, esa cosa que los hace distintos”.

Una visita pastoral que quisieron convertir en visita política

¿Por qué el Ecuador está consagrado al Corazón de Jesús? Históricamente, el país ha vivido fuertes tensiones entre liberales y conservadores. Han gobernado clericales y anticlericales. Por ejemplo, los jesuitas fueron expulsados en dos ocasiones por políticos enemigos, y en cambio en otras épocas “conservadoras”, blasfemos y borrachos podían ser multados y encarcelados por las leyes civiles. Innumerables gobiernos no terminaron nunca su mandato siendo derrocados por tumultos y levantamientos populares.

Por estas luchas y persecuciones y una creciente presencia de políticos e intelectuales de influencia masónica que buscaban descristianizar al Ecuador con fines claramente políticos, en 1874, el presidente Gabriel García Moreno[1] – un ferviente católico, férreo conservador y a la vez modernizador del país – consagró la nación. El documento decía : “La República del Ecuador está consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, su patrono y protector”. Fue el primer país en consagrarse.

A este país vino el Papa, un país con una historia difícil y una realidad social siempre manipulada por los políticos a su conveniencia, a costa del pueblo obviamente. Es también fruto de esta historia que hoy en día tanto gobierno como opositores hayan querido politizar la visita del Santo Padre. Y es que Ecuador está viviendo actualmente una crisis política parecida muy seria, con mucha resistencia y descontento popular ante un gobierno que maneja un doble discurso y ha incrementado exageradamente los impuestos, despilfarrando el dinero público en propaganda y en ataques a sus rivales políticos. Y el gobierno quería recuperarse de sus últimos golpes utilizando a Francisco a su favor.

Antonio Spadaro dijo en una reciente entrevista que Papa Francisco vino a abrazar la humanidad de América Latina. Yo agregaría que también vino a darnos una palabra que nos llame a conversión. Y a pesar del ambiente que vivíamos, percibió en los ecuatorianos algo que muchos de los que participamos en los encuentros por él presididos, no percibimos. Es que estábamos distraídos.

ecuador1Lo que Francisco nos dijo.

Francisco a su llegada soportó el interminable discurso de bienvenida del presidente Correa (que duró el doble del suyo). Fue cordial y afable, como siempre. No tuvo pretensiones aunque lo encerraron en inútiles protocolos. Ya a su entrada a la ciudad, lo esperaban miles de quiteños con la alegría de poder ver de cerca a ese “famoso” papa argentino del que todos hablan. A pesar de que el chofer del papamóvil era una especie de Schumacher (manejaba muy rápido!) Francisco quiso saludar a todos. Ese mismo día soportó también a los jóvenes que lo recibieron cantando y bailando hasta altas horas de la noche afuera de la nunciatura apostólica, donde él se hospedó tres noches en Quito[2].

En Guayaquil, ante cientos de miles de personas, comenzó su predicación con su carisma y estilo casi didáctico para que las homilías se queden grabadas en la gente. Dijo que “La familia es el hospital más cercano, (…) la primera escuela de los niños, (…) el mejor asilo para los ancianos”. El evangelio escogido era el de las Bodas de Canaán y no perdió el tiempo para llamar a la esperanza y a tomar el riesgo de amar. “El mejor de los vinos está en la esperanza, está por venir para cada persona que se arriesga al amor. Y en la familia hay que arriesgarse al amor, hay que arriesgarse a amar”[3].

En la Misa en la capital, su discurso fue un poco más social. Tomó como referencia el nombre del lugar donde se celebraba la misa, el parque “Bicentenario” (cuyo nombre se refiere a los doscientos años de independencia celebrados en el 2009), para aludir a los gritos de independencia, fruto de los anhelos de libertad y justicia que son intrínsecos del corazón humano. Ante un millón de personas invitó a pensar la frase “La palabra de Dios nos invita a vivir la unidad para que el mundo crea” como un grito, parecido al grito de la independencia. Y agregó “quisiera que hoy los dos gritos concorden bajo el hermoso desafío de la evangelización. No desde palabras altisonantes, ni con términos complicados, sino que nazca de «la alegría del Evangelio (…) Y la evangelización puede ser vehículo de unidad de aspiraciones, sensibilidades, ilusiones y hasta de ciertas utopías. Claro que sí; eso creemos y gritamos”.

El Papa nos invitó a los presentes a la unidad. Todos buscaron leerlo solo con los lentes de la política, donde cada bando se da la razón e interpreta el mensaje a su conveniencia. Un amigo en redes sociales escribía horas más tarde: “Después de la Homilía del Papa el mensaje queda claro: Cada quien escucha lo que quiere escuchar, y todos piensan que el mensaje es para otro y no para uno mismo…”

La llamada a la evangelización, inclusive como acción revolucionaria – pues “nuestra fe es siempre revolucionaria” – , fue la parte final de su homilía. Atraer al lejano con el testimonio, esa es la revolución de la evangelización.

En sucesivos encuentros con los educadores y la sociedad civil, el Papa Francisco llamó a la reflexión sobre temas como la educación como privilegio, como mayor status o prestigio social, y la responsabilidad de los educadores no sólo en “cultivar” sino también en “cuidar”. Preguntó: “¿Velan por sus alumnos, ayudándolos a desarrollar un espíritu crítico, un espíritu libre, capaz de cuidar el mundo de hoy? ¿Cómo ayudamos a identificar esta preparación como signo de mayor responsabilidad frente a los problemas de hoy en día, frente al cuidado del más pobre, frente al cuidado del  ambiente?” La encíclica Laudato Si se hizo sentir.

Mientras tanto la política se entrometía, inclusive con carteles en los cuales “citaba” a Francisco a favor de sus proyectos de ley. Un descaro. Por otro lado muchos medios de comunicación no daban respiro, transmitieron ininterrumpidamente cada mínimo movimiento del Papa, buscando aquella frase, aquel gesto, que pueda hacer noticia, tratando al Papa como una superestrella, un ídolo contemporáneo. Si abrazó a un niño, si se hizo otro selfie, si se salió del protocolo. Pocos comentaristas y pocos medios trataron de focalizarse en la función pastoral de esta visita.

Afortunadamente los mensajes de Francisco si calaban entre mucha gente. En  el discurso a la sociedad civil, como metáfora, Francisco llamó a las empresas, a las asociaciones, a las comunidades, a la misma sociedad, a tener a la familia como modelo. “En las familias, todos contribuyen al proyecto común, todos trabajan por el bien común, pero sin anular al individuo; al contrario, lo sostienen, lo promueven, se pelean, pero hay algo que no se muere, ese lazo familiar.(…) Y entonces, partiendo de este ser de casa, mirando a la familia, pensemos en la sociedad, a través de estos valores sociales que mamamos en casa, en la familia, la gratuidad, la solidaridad y la subsidiariedad”.

ecuador4Con estos encuentros ya casi estaba terminada su etapa en tierras ecuatorianas. Y sin embargo, la gente seguía “distraída”. Y es que había mucho por lo cual distraerse. Un ejemplo? La visita papal tuvo dos logos, uno oficial de la conferencia episcopal (a la izquierda) y otro, creado por el gobierno de Rafael Correa (a la derecha)[4]. Era necesario esto?

En el último discurso, con el que comenzamos este artículo, Francisco destacó la figura de María. Dos momentos, dos frases de María: Hágase en mí y Hagan lo que Él les diga. Y es que María, no protagonizó nada. El autor de todo fue siempre Dios. El papa finalmente llamó nuevamente a todos a tener conciencia de la gratuidad, “(…) todo viene de Dios, todo es gratis. Esa gratuidad, somos objeto de gratuidad de Dios. No caigan en el Alzheimer espiritual, no pierdan la memoria, sobre todo, la memoria de donde me sacaron”. Éste fue un discurso precioso, también porque fue improvisado y relajado.

Esto es lo que personalmente más me ha tocado. Todo es Gracia, como decía también San Agustín. En la historia de cada persona está la autoría creativa de Dios, que gratuitamente nos ama y nos transforma, si le dejamos protagonizar nuestra vida, como María. Y como tantas veces Dios nos ha sacado de la muerte del pecado, talvez también ha intercedido para que nuestra nación no caiga tan profundamente. En cierto modo, eso nos ha dicho el Papa refiriéndose a la consagración de la nación al Sagrado Corazón de Jesús.

Esta nación caótica visitó Francisco, es impresionante que haya podido reconocer su alma más interna, la fe del sencillo. La fe de la gente tuvo que sobrevivir a la verborrea de los medios de comunicación, las manipulaciones de la política y la apatía de algunos. Inclusive a las inclemencias del clima (no había llovido en semanas y llovió en la vigilia de la misa papal empapando a todos los jóvenes que fueron a acampar). Francisco pudo ver algo límpido y bueno, un sentimiento, una actitud que ha sobrevivido a siglos de luchas y rencores: la religiosidad de la gente. Religiosidad que no es garantía de que allí pueda germinar la fe adulta y madura, necesaria para enfrentar los acontecimientos del nuevo milenio. Pero es un terreno que puede ser trabajado, un contenedor que puede ser llenado por una fe auténtica.

Talvez Francisco no nos vió “raros” o “especiales”. Nos vió necesitados. Sedientos. Que esta alegría que nos ha dejado no sea novelería o idolatría del ser humano Jorge Mario Bergoglio. Que todos los ecuatorianos nos sintamos sedientos de Dios, necesitados de su misericordia. Y con alegría y piedad, podamos atesorar estas palabras del Papa. Ahora las protestas siguen, pero su tono parece ligeramente cambiado. Que su llamado a la unidad se haga carne primero en el corazón de cada uno, en las familias, en las comunidades y parroquias. Sólo así será posible la unidad también a nivel social.

 

 

NOTAS

[1] Gabriel García Moreno es un personaje importantísimo en la historia del Ecuador, sin embargo sus detractores siempre lo han considerado un autoritario, un tirano. Sin duda polémico, el presidente Moreno se enfrentó abiertamente y sin temor a sus enemigos. Murió asesinado frente al palacio de gobierno después de haber asistido a su misa diaria.

[2] Link twitter https://twitter.com/mromerorivera/status/617877793939017728

[3] Sobre esta invitación de Francisco, invito a leer una reflexión de una valiente mujer, esposa y madre, que participó en los encuentros. https://hadayarbol.wordpress.com/2015/07/09/senor-que-vienes-a-decirme/

[4] http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101824180/-1/Pol%C3%A9mica_por_uso_de_imagen_del_Papa_en_logo_oficial.html#.VaP8Tfl_Oko

Annunci

Il chiarimento del papa: il “cristo-comunista” gli piace e accetta le correzioni!

foto Ansa

foto ©Ansa

A differenza del volo di andata verso l’Ecuador, sul volo di ritorno dallo storico e importante viaggio apostolico in sud America, papa Francesco ha risposto alle domande dei giornalisti che hanno viaggiato col pontefice. Molti i temi toccati dal Papa riguardo all’esperienza vissuta in Ecuador, Bolivia e Paraguay (ecco il testo integrale dell’intervista).

Inevitabile la domanda sulla strana e provocatoria scultura regalata a papa Francesco dal presidente bolivariano Evo Morales. Il papa ha risposto alla domanda della giornalista portoghese Aura Vistas Miguel (Miguel è il cognome!) che gli ha chiesto: “Che cosa ha provato quando ha visto quella falce e martello con Cristo sopra, offerto dal Presidente Morales? E dove è finito questo oggetto?”.

Il Santo Padre ha risposto dettagliatamente con queste parole:

Io – è curioso – non conoscevo questo, e neppure sapevo che Padre Espinal era scultore e poeta anche. L’ho saputo in questi giorni. L’ho visto e per me è stata una sorpresa. Secondo: lo si può qualificare come il genere dell’arte di protesta. Per esempio a Buenos Aires alcuni anni fa è stata fatta una mostra di uno scultore bravo, creativo, argentino. Adesso è morto. Era arte di protesta, e io ricordo un’opera che era un Cristo crocifisso che era su un bombardiere che veniva giù. Era una critica del cristianesimo che è alleato con l’imperialismo che era il bombardiere. Primo punto, quindi, non sapevo, secondo, io lo qualifico come arte di protesta che in alcuni casi può essere offensiva, in alcuni casi. Terzo, in questo caso concreto: Padre Espinal è stato ucciso nell’anno 80. Era un tempo in cui la teologia della liberazione aveva tanti filoni diversi, uno di questi era con l’analisi marxista della realtà, e Padre Espinal era apparteneva a questo. Questo sì, lo sapevo, perché in quel tempo ero rettore della facoltà teologica e si parlava tanto di questo, dei diversi filoni e di quali ne erano i rappresentanti. Nello stesso anno, il Padre Generale della Compagnia  di Gesù, Padre Arrupe, fece una lettera a tutta la Compagnia sull’analisi marxista della realtà teologica, un po’ fermando questo, dicendo: no, non va. Sono cose diverse, non va, non è giusto. E quattro anni dopo, nell’84, la Congregazione per la Dottrina della Fede pubblica il primo volumetto piccolino, la prima dichiarazione sulla Teologia della Liberazione, che critica questo. Poi viene il secondo, che apre prospettive più cristiane. Sto semplificando, no? Facciamo l’ermeneutica di quell’epoca. Espinal è un entusiasta di questa analisi della realtà marxista, ma anche della teologia, usando il marxismo. Da questo è venuta quest’opera. Anche le poesie di Espinal sono di quel genere di protesta, ma era la sua vita, era il suo pensiero, era un uomo speciale, con tanta genialità umana, e che lottava in buona fede. Facendo un’ermeneutica del genere io capisco quest’opera. Per me non è stata un’offesa. Ma ho dovuto dare questa ermeneutica e la dico a voi perché non ci siano opinioni sbagliate. Quest’oggetto ora lo porto con me, viene con me. (…) Il Cristo lo porto con me.

Il papa smentisce così le voci di chi, nel disperato tentativo di gettare un po’ di acqua sul fuoco, assicurava che Francesco avesse lasciato – con un gesto eloquente – il simbolo del “Cristo-Comunista” ai piedi della Vergine di Copacabana per affidare a Lei questo grave problema di confusione tra una dittatura e una filosofia omicida (che prima ha ucciso Dio e poi l’uomo) e il Redentore Gesù Cristo.

In realtà non è stato così perché al papa (che ha rifiutato l’onorificenza, come è il suo solito) la scultura non è dispiaciuta e – dopo aver fatto “l’ermeneutica di quell’epoca” – ha deciso di portare con sé il regalo come ricordo della visita al paese andino. Probabilmente c’è anche la componente affettiva per l’origine gesuita dello strano “crocifisso” che lo lega a quell’oggetto, ma è soprattutto un “ermeneutica” positiva che ha portato il Santo Padre ad apprezzare il dono di Morales.

Affermando per ben due volte che non conosceva tale scultura del padre Espinal, le parole di Francesco potrebbero smentire anche la notizia diffusa dall’agenzia Rome Reports secondo la quale il papa – ricevendo il dono – avrebbe detto a Morales “Eso no está bien” (Questo non va bene). Ma l’audio del video in questione non è chiaro e secondo un’altra versione Francesco avrebbe affermato: “No sabía eso” (Non lo conoscevo): una versione più vicina alla risposta del Santo Padre ai giornalisti.

Nessun rimprovero dunque per Evo Morales, nessun rimprovero per aver unito provocatoriamente cristianesimo e comunismo, nessun chiarimento pubblico su una questione che desta molte perplessità e lascia il campo libero a molte interpretazioni, soprattutto in mezzo al popolo boliviano che vive sotto il regime socialista di Morales: un governo cattolico di chiara ispirazione marxista. Solo una ermeneutica, cioè uno studio del con-testo storico e politico dell’epoca (non di quella attuale ma di quella del P. Espinal) che, in fine dei conti “giustifica” il goffo e imbarazzante – per molti – gesto.

Purtroppo per alcuni commentatori, che hanno voluto (in buona fede) difendere il papa attribuendoli un rifiuto del dono non confermato ne tanto meno ufficializzato, quello che per i vescovi boliviani è stato un gesto provocatorio e che molti cristiani in tutti il mondo, memori dei milioni di morti a causa della furia totalitaria comunista, hanno considerato fuori luogo, Francesco lo ha apprezzato senza problemi, in buona fede e con simpatia.

D’altronde il commento “a caldo” del portavoce della Santa Sede padre Lombardi confermava già la posizione ufficiale del Vaticano che – per forza di cose – non poteva essere diversa da quella del suo Capo di Stato: la scultura è stata considerata un simbolo di apertura e dialogo verso i poveri e gli oppressi dai sistemi di potere economici e politici, “un’immagine di incontro tra le culture”.

Un ultima curiosità: al giornalista tedesco della KNA (Ludwing Ring-Eifel) che gli domandava per quale motivo il papa parlasse solo di ricchi e poveri senza mai considerare la classe media (“la gente che lavora, che paga le tasse, la gente normale…”), il papa ha ringraziato sentitamente per “la bella correzione” considerando la questione un suo sbaglio: “Lei ha ragione, devo pensare un po’, il mondo è polarizzato. La classe media diviene più piccola. La polarizzazione tra ricchi e poveri è grande, questo è vero, e forse questo mi ha portato a non tenere conto di quello (…). Credo che Lei mi dica una cosa che devo fare, devo approfondire di più su questo. La ringrazio per la correzione. La ringrazio per l’aiuto eh?”

Il papa dunque – checché ne dicano i suoi difensori più estremi, acritici moralizzatori e i censori che non digeriscono commenti fuori dalle righe e voci fuori dal coro sul papa (quello argentino!) – possiede una grande umiltà, accetta le correzioni e capisce anche che nella scelta dei temi trattati non possiede infallibilità, figuriamoci nei gesti o nelle preferenze politiche. Lui sì, ha davvero una grande umiltà.

Viva il Papa!

Post Scriptum: Sappiamo per certo che il post sarà considerato da alcuni come una pesante accusa e una grossa offesa al Sommo Pontefice e un “autoescludersi” del sottoscritto dalla comunità ecclesiale. Sarebbe inutile (l’esperienza mi insegna) invitare a leggere questo articolo con una “ermeneutica” diversa. Qui si desidera prende atto di un fatto: che “in un mondo polarizzato”, quando ci sono di mezzo la destra e la sinistra, Francesco – che per vocazione ha scelto Cristo, il Centro – per sensibilità o affinità politica, sceglie la sinistra. Non è necessariamente una colpa (finché la Chiesa vorrà riconoscerlo)! Resta infatti insoluta la questione che nessun giornalista ha avuto il coraggio, o il permesso, di porre: e se si fosse trattato di una svastica?

Navigazione articolo

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: