Testa•del•Serpente

"Rinunciare a tutto per salvare la testa" • Un blog di Miguel Cuartero Samperi

Francisco y la Humanae Vitae: en la linea de Pablo VI


foto Ansa. 16/10/2013

foto Ansa. 16/10/2013

Aleteia – El Papa Francisco ha reafirmado de manera clara la importancia, para la familia cristiana, del documento Humanae Vitae del Papa Pablo VI. Lo hizo durante su viaje a Filipinas, en el discurso pronunciado en el encuentro con las familias en el Mall Of Asia Arena de Manila (aquí el discurso competo, ¡no te lo pierdas!).

La carta encíclica escrita por el Papa Montini sobre el tema de la vida humana y el control de natalidad, fue publicada el 25 de julio de 1968, en la así llamada plena “revolución sexual” y provocó dentro de la Iglesia Católica reacciones contrastantes obteniendo inicialmente muchas críticas y contestaciones por parte de expertos, teólogos, obispos y enteras conferencias episcopales.

El documento no cuenta ciertamente con el gusto popular, no trae un mensaje inmediatamente atractivo ni fácil de poner en práctica pero describe la alta vocación de la familia y de la paternidad y maternidad responsables. Es por este motivo que, todavía hoy, está al centro de grandes polémicas y es considerado uno de los textos magisteriales más discutidos de los últimos decenios.

Por una parte hay quien considera la Humanae Vitae un acto de fuerza, solitario y testarudo del Papa Pablo VI contra los pareceres de la comisión de expertos instituida por él. Aquellos critican la excesiva dureza y severidad en relación a las parejas cristianas al prohibir los “métodos artificiales” de control de natalidad. Entre aquellos que han contestado la Humanae Vitae se elevó también la competente voz del cardenal Martini que nunca escondió sus posiciones vanguardistas en materia de moral sexual.

En su libro entrevista “Diálogos nocturnos en Jerusalén”, el cardenal definió el documento papal “un grave daño” que provocó el alejamiento de muchas personas de la Iglesia. Así, la enseñanza moral de Pablo VI fue considerada, por muchos ambientes eclesiásticos, retrógrada, obsoleta y lejana de la mentalidad y los problemas contemporáneos de los cónyuges cristianos.

Por otra parte están aquellos que – fieles al magisterio de Pablo VI – han subrayado la belleza, la dimensión profética y la importancia fundamental de la Humanae Vitae para la situación actual de las familias. El primero de todos fue San Juan Pablo II que dedicó muchos estudios y catequesis a lo que se conoce como la “teología del cuerpo” (sintetizada de manera clara y precisa en el libro “La sexualidad según Juan Pablo II” del periodista francés Yves Semen).

En ningún momento y bajo ningún aspecto el magisterio del papa polaco se alejó de las indicaciones de Pablo VI. Del mismo modo Benedicto XVI – a cuarenta años de la publicación del documento – indicó que “esa enseñanza no sólo manifiesta inalterada su verdad, sino que revela también la prudencia con la cual el problema es enfrentado”.

Ahora también el Papa Francisco muestra su voluntad de conservar la enseñanza de la Humanae Vitae como una palabra válida para la Iglesia y para los cristianos de hoy. En el encuentro con las familias filipinas, al hablar de las “colonizaciones ideológicas que buscan destruir a la familia”, el papa invitó a no perder de vista “la misión de la familia” y a “decir no a cualquier colonización política” con sagacidad, habilidad y fuerza.

Entre los grandes desafíos que la familia está llamada a enfrentar el papa citó los desastres naturales, la pobreza y la emigración: problemas que afligen de manera particular a Filipinas y a los países vecinos. Pero, al mismo tiempo, el “materialismo” y los “estilos de vida que anulan la vida familiar y las exigencias más fundamentales de la moral cristiana” son el fruto de una verdadera y propia “colonización ideológica” que se catapulta contra la institución familiar.

La “falta de apertura a la vida” es uno de los males que aquejan a la familia que sigue las sirenas del relativismo y de la “cultura de lo efímero”. El cierre a la vida se vuelve un cáncer dentro de la sociedad que envejece y muere, ya que – prosigue el pontífice – “cada amenaza a la familia es una amenaza a la misma sociedad”.

Francisco recuerda que Papa Pablo VI “tuvo el valor de defender la apertura a la vida en la familia. Él conocía las dificultades que existían en cada familia, por eso en su encíclica era muy misericordioso hacia los casos particulares, y pidió a los confesores que fueran muy misericordiosos y comprensivos con los casos particulares. Pero también miró más allá: miró a los pueblos de la Tierra, y vio esta amenaza de la destrucción de la familia por falta de hijos. Pablo VI era valiente, era un buen pastor y puso en guardia a sus ovejas de los lobos que acechaban”.

Beato Pablo VI

Beato Pablo VI

El intento del Papa Montini, a instancia de los movimientos de liberación sexual, de la difusión de la píldora abortiva y de las alarmas del boom demográfico, fue reafirmar la sacralidad de la vida y de la sexualidad humana y establecer la doctrina católica en el campo de la moral conyugal, con particular referencia al control de natalidad.

Reafirmando el juicio negativo en relación al aborto, la esterilización y los métodos anticonceptivos, Pablo VI subrayó la indisolubilidad entre el aspecto unitivo y el procreativo del acto conyugal estableciendo que cada “acto matrimonial debe permanecer abierto a la transmisión de la vida” (n° 11).

Para el Papa Pablo VI “la paternidad responsable se ejercita con la deliberación ponderada y generosa de tener una familia numerosa, así como con la decisión, tomada por graves motivos y en el respeto de la ley moral, de evitar temporalmente o incluso a indeterminadamente, un nuevo nacimiento”.

En el reconocimiento de los “propios deberes hacia Dios, hacia uno mismo, hacia la familia y hacia la sociedad”, los cónyuges “no son libres de proceder al libre arbitrio, como si pudieran determinar autónomamente las vías honestas a seguir, sino al contrario, deben conformar su actuar a la intención creadora de Dios, expresada en la misma naturaleza del matrimonio y sus actos y manifestada en la enseñanza constante de la Iglesia”.

Nada sencillo, de hecho. Pero el papa fue profético porque además de señalar la vía a seguir, indicó los riesgos y los peligros de un estilo de vida que se casara con el control artificial de natalidad (HV 17): la infidelidad conyugal, el descenso de la moralidad, la banalización de la sexualidad, la falta de respeto en relación a la mujer (considerada “instrumento de goce egoísta”), el riesgo de intromisión del gobierno en las decisiones familiares de los cónyuges a través de métodos anticonceptivos sugeridos o impuestos…

La contestación a la encíclica Humanae Vitae es uno de los problemas espinosos que la Iglesia está llamada a afrontar con seriedad y atención pastoral. Son muchos los católicos que se oponen claramente a los dictámenes de esta encíclica: tanto los cónyuges cristianos, con su conducta de control de natalidad que no excluye métodos anticonceptivos, como los pastores o los teólogos con una enseñanza que contrasta claramente con el magisterio de Pablo VI.

Un claro ejemplo es el resultado del cuestionario preparatorio para el Sínodo Extraordinario sobre la Familia que ha subrayado cómo la Humanae Vitae “en la gran mayoría de los casos, no es conocida en su dimensión positiva. Aquellos que afirman que la conocen pertenecen como mucho a asociaciones y grupos eclesiales particularmente comprometidos con las parroquias o a caminos de espiritualidad familiar” (Instrumentum Laboris, n° 123).

Se enfatiza además una clara dicotomía entre lo que la Iglesia enseña y lo que la mayoría de los católicos cree y practica, sin que exista un justo acompañamiento necesario para la comprensión de la realidad conyugal a la luz de la fe y de la antropología cristiana.

Otro ejemplo reciente que muestra más de cerca la confusión en la materia lo encontramos en una revista mensual del universo católico gestionada por una famosa comunidad religiosa. En el número de diciembre se encuentra una carta de dos cónyuges del norte de Italia casados desde hace cuarenta años que, en conciencia y por el bienestar de su unión, usan la píldora anticonceptiva prohibida explícitamente por la Humanae Vitae; los cónyuges dicen estar profundamente “abatidos” porque el Sínodo concluido recientemente “ha propuesto apresuradamente a los cónyuges la Humanae Vitae” mientras que esperaban que la Iglesia “finalmente cambiara de actitud”.

La respuesta del diario la ofrece un “teólogo” italiano que dice también él estar “perplejo” por la “confirmación sin reservas” de la encíclica de Pablo VI, subrayando la existencia de un “cisma sumergido” dentro de la Iglesia. El teólogo recuerda que diversas conferencias episcopales, así como el cardenal Martini, han buscado revisar y reinterpretar la enseñanza oficial de la Iglesia sin logarlo y se muestra confiado porque los trabajos sinodales sobre la familia deben aún concluirse.

La esperanza de muchos fieles y pastores es que la Humanae Vitae sea modificada, aligerada o definitivamente superada a favor de una mayor apertura y elasticidad mental. Son esperanzas puestas en el Sínodo y con seguridad habrá debate. Pero por lo que parece, el Papa Francisco, no tiene intención de modificar la enseñanza de la Iglesia Católica con un “descenso de la moralidad”. Lo que le importaba a Pablo VI en la redacción de la encíclica fue tener alta la ley para elevar al hombre, sin caer en el riesgo que sea el hombre quien rebaje la ley para poder alcanzarla más fácilmente.

Es obvio que ninguna ley, ni siquiera las normas del magisterio eclesiástico promulgadas por el Papa, puede tener un carácter coercitivo, nadie está “obligado” a obedecer pero todos están invitados a acoger con fe esta palabra de la Iglesia, como una palabra que viene de Dios. Es por esto que (así como hizo Pablo VI invitando a los sacerdotes a un cuidado pastoral atento y solícito) Francisco ha reafirmado con fuerza la necesidad, para los pastores, de ser “misericordiosos y comprensivos” con los casos particulares. De aquí a borrar la Humanae Vitae hay una gran diferencia.

 

Articulo original en italiano.

Traducción al español por Aleteia.

Lee la Carta Enciclica “Humanae Vitae”

Navigazione ad articolo singolo

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger cliccano Mi Piace per questo: