Testa•del•Serpente

"Rinunciare a tutto per salvare la testa" • Un blog di Miguel Cuartero Samperi

Cónclave 2013 ¿Trabajo de hombres o del Espíritu Santo?


Comienza el Cónclave 2013 para elegir al sucesor de Benedicto XVI. Hoy, después de la Misa “Pro Eligendo Romano Pontifice” y los ritos preliminares, se dará inicio a las votaciones con la cuales los 115 Cardenales presentes escogeran al nuevo Obispo de Roma y Pontifice Máximo de la Iglesia Universal. Pero, ¿con qué criterio los Cardenales decidirán quién será el nuevo papa?

A un mes de distancia de la sorprendente renuncia de Benedicto XVI el fervor eclesial se ha volcado en los medios de comunicación de todo el mundo: protagonistas casi absolutos del evento han sido los así llamados “vaticanistas” de los más importantes periódicos, que se han encontrado en el centro de la atención mediática. Aquí van, pues, haciendo calculos, previsiones, estatisticas y – ¿por qué no? – profecías: ¿Quien será el nuevo papa?

En estos dias, ha habido gloria para muchos Cardenales: los periodistas han “elegido”, por turno, a Bagnasco, Bertone, Betori, Scola, Piacenza, Ravasi, Erdo, Tauran, Schonborn, Scherer, Ouellet, Dolan, O’Malley, Maradiaga, Bergoglio, Tagle, Tukson, Sarah, Arinze etc… Por otra parte no existe ningún candidato fuerte que pueda decirse favorito.

Philippe Barbarin, Arzobispo de Lión ha afirmado que, respecto al anterior Cónclave dónde la figura de Ratzinger se ergía sobre los demás candidatos, el ESITO? de este Cónclave es claramente incierto. “La otra vez estaba Ratzinger” ha dicho el Cardinal francés. “Ahora no  es así. Por tanto la elección deberá realizarse sobre 1, 2, 3, 4, 5, 12 candidatos… Por el momento no sabemos nada, tendremos que esperar por lo menos los resultados del primer turno”.

Muchos papables, muchos posibles papas. Pero solo un hombre presiderá en San Pedro, el 30 de Marzo, la Santa Vigilia de Pascua como Jefe Supremo de la Iglesia Católica.

¿Cómo escoger, el mejor entre tantos canditatos? Sobre quién caerán las preferencias del Colegio de Cardenales? Uno de los “papables”, el Card. Ouellet ha dicho en estos dias: “Oremos juntos para que el Espíritu Santo indique, al colegio de Cardenales, aquél que ya ha sido escogido por Dios”. ¿Es pués el mismo Dios que escoge al nuevo Papa? Los fieles (aquellos que tienen por lo menos un poco de fe) afirman con certeza que Dios proveerá un pastor santo para su Iglesia. Que el Espíritu Santo iluminará (a) los electores y guiará la elección para que sea escogido un hombre segun la voluntad (buena) de Dios.

¿Quién elegirá, pues, al nuevo papa? ¿Dios o los Cardenales? ¿La lógica y los cálculos humanos de los Cardenales o la Providencia divina a través del Espíritu Santo?

La pregunta es lícita ya que, incluso los más fervorosos cristianos, saben que, no obstante antes del Cónclave se invoque la ayuda del Espíritu Santo, los Cardenales son hombres de carne y hueso y permanecen libres de expresar su propria preferencia para el candidato que deseen señalar. En calidad de hombres, los Cardenales llevarán al interior de la Capilla Sixtina sus simpatías y antipatías, sus teologías, sus ideas de Iglesia, sus proyectos, sus tensiones y malhumores, sus alegrías, sus deseos y sus aspiraciones. En calidad de hombres de Dios, encambio, entrarán en Cónclave cargando la solicitud por la Iglesia Universal, las aspiraciones del pueblo de Dios, de los pobres, de las familias y de los indefensos, llevarán su misión de anunciadores de la Palabra de Dios, de representantes de Cristo en cuanto unidos a él en el sacerdocio ministerial y su misión de sucesores de los Apostoles.

Votarán, pués, los Cardenales con toda su carga de humanidad pero afianzados por una gracia especial que es don del Espíritu Santo. Este  Espíritu Santo actuará como “consejero” en la conciencia de cada uno de los Cardenales, que quedarán libres de dar su voto a quién le parezca. Si los electores sabrán dejar a un lado sus proprias razones, sus revindicacionesl, sus juicios personales y se dejarán invadir por el Espíritu de generosidad y de amor a Dios, a la Iglesia y a los hombres, entonces los Cardenales no se equivocarán y harán una elección dictada por la voluntad de Dios. Después de haber escrito el nombre del candidato en la papeleta, cada elector pronunciará el siguiente juramento: “Pongo por testigo a Cristo Señor, el cuál me juzgará, de que doy mi voto a quien, en presencia de Dios, creo que debe ser elegido” (Univ. Dominici Gregis, 66).

El Cóclave es pues, al mismo tiempo, una obra política y espiritual.  Hay una necesisad urgente de escoger a un hombre que sepa gobernar la Iglesia con sabiduria , fuerza y capacidades diplomáticas. Pero, al mismo tiempo, se necesita un Pastor que reúna el rebaño, que cure la obeja herida, que busque a la descarriada y ofrezca el buen pasto de la Palabra de Dios.

El periodico Italiano de la Conferencia Episcopal “Avvenire” proclamó ayer: “Abrid paso al Espiritu Santo. El primero, único, autentico, gran elector”. Cierto es que, si el nuevo papa fuera escogido directamente por el Espíritu Santo, sólo necesitaríamos un sólo escrutinio que manifestase la plena unanimidad de los electores con 115 votos a favor del hombre elegido por Dios. Sin embargo los verdaderos electores son los Cardenales. El Espíritu Santo podrá ser el protagonista sólo si le será permitido, si su discreta voz habrá sido escuchada.

Mientras tanto, en la Plaza de San Pedro un fiel ya saluda al nuevo papa sugiriendo un nombre que és un programa: Francisco Primero, el papa de los pobres.

Navigazione ad articolo singolo

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger cliccano Mi Piace per questo: